El diafragma y la respiración

El diafragma y las emociones. La respiración y los ejercicios hipopresivos


El diafragma es una pared de músculos y tendones que separa la cavidad del pecho del abdomen. Forma el suelo de la cavidad pectoral y el techo de la cavidad abdominal. El diafragma está sujeto a la parte interna, a las costillas inferiores y a la zona lumbar de la columna. Con forma de cúpula se proyecta hacia el corazón y los pulmones, dando apoyo y elevación a estos órganos.


Al respirar, el diafragma está en posición relajada durante la fase de exhalación y se contrae durante la fase de inhalación, presionando contra todos los órganos de la cavidad abdominal y haciendo que ésta se expanda hacia fuera. Esta presión rítmica contra los órganos del abdomen actúa como un suave masaje para el estómago, los intestinos, el hígado, el páncreas y los riñones. El músculo diafragma tiene un papel importante, aunque poco reconocido, en el mantenimiento de nuestra salud, vitalidad y bienestar.

El estrés y el condicionamiento emocional pueden tener profundos efectos en la respiración. La tensión hace que la respiración se bloquee y congestione. El diafragma se tensa y se queda rígido, y la respiración se reduce a un movimiento limitado y discontinuo de las costillas arriba y abajo. Perdemos la respiración fluida y rítmica de un diafragma relajado cuando nos disgustamos seriamente. El descanso y la relajación restauran este flujo rítmico, pero, como los demás músculos del cuerpo, el diafragma suele estar sometido a demasiada tensión.

La tensión o contracción muscular en la parte baja de la espalda afecta al diafragma y dificulta la respiración. Si el músculo psoas se contrae y relaja adecuadamente, uno puede respirar más profundamente, y de este modo utilizar el poder del diafragma para favorecer el movimiento y ayudar a conectar la parte superior del cuerpo con la inferior. A veces al diafragma se le llama el «músculo espiritual». La respiración nos aporta la energía vital, el chi, que después recorre el cuerpo. En este sentido interno y sutil, respiración significa «espíritu», y es el vínculo entre el cuerpo y el alma.


El bloqueo de la respiración es el comienzo de la mayoría de las enfermedades corporales  y mentales. Los ejercicios de Chi kung (Tao Yin) dirigen la energía para relajar el diafragma, eliminar bloqueos y restaurar un flujo de energía interna uniforme. Así mismo, los ejercicios Hipopresivos tienen como objetivo principal desbloquear el diafragma, consiguiendo mejoras a nivel orgánico, emocional pero también mecánico. El diafragma conecta, desde el punto de vista estructural con la columna vertebral, desde la pelvis hasta las cervicales. Al realizar ejercicios hipopresivos estamos reajustando debilidades musculares que nos permiten tener una columna vertebral en equilibrio y por lo tanto desaparecen muchos dolores de espalda.

La principal energía que quemamos en el cuerpo es la glucosa procedente de los hidratos de carbono que comemos. La dieta occidental media está compuesta en un 70 por 100 por hidratos de carbono, que producen glucosa; el producto residual de esta combustión bioquímica es el dióxido de carbono, del que nos deshacemos a través de la respiración. Cuando aprendemos a respirar adecuadamente, el 70 por 100 de las toxinas salen de nuestro cuerpo. Por desgracia, la mayoría de nosotros no respiramos adecuadamente. Cuando aprendemos a respirar adecuadamente, liberamos el dióxido de carbono hacia la naturaleza, hacia las plantas y animales, que usan nuestras toxinas corporales para alimentarse y nos devuelven oxígeno.


Practica los ejercicios de respiración que te enseñamos y tu nivel de salud mejorará con toda seguridad. 

Pídenos información de los ejercicios hipopresivos y de nuestras clases de Chi Kung

10-09-2014

El seu comentari ha sigut enviat amb éxit. Gracies per la seva participació!
Afegir un comentari
Nombre:*
Email:*
Misatge:*
  Captcha
  Afegir un comentari